Sonido sagrado

AFINANDO NUESTRAS VIBRACIONES

Las sesiones de SONIDO SAGRADO se basan en el principio universal y científico que afirma que todo lo que existe está en estado de vibración. TODO es energía, vibrando en diferentes frecuencias. Cada átomo, célula, cada ser, astro y universo. Desde lo más diminuto a lo más grande, microcosmos y macrocosmos, todo está en estado vibracional constante.

El ser humano es también un ser sonoro.  Aunque la vibración de cada órgano, cada célula, cada emoción y cada  pensamiento de nuestro ser no sea captada por nuestro oído, vibran en su propia frecuencia. Incluso el alma tiene su propia frecuencia vibratoria, cuyo inaudible sonido, es pura luz y armonía sanadora.

El estado natural de nuestro ser con su mar de ondas afinadas, es decir, vibrando en su frecuencia divina original (la establecida por la inteligencia divina creadora del universo), es de equilibrio y salud. Sin embargo, la pérdida de la percepción interna de nuestra alma, los pensamientos negativos, el estrés, las preocupaciones, las emociones negativas, etc. nos desafinan y provocan que entremos en un estado inarmónico disonante.

Las sesiones de sonido sagrado son una oportunidad para afinarnos con nuestro ser. Apoyados en los armónicos de los cuencos y de nuestra propia voz, activamos de forma intencionada y armoniosa la nota fundamental afinadora desde lo más profundo de nuestro ser. A través de la ley de resonancia esa vibración tendrá un efecto armonizador en todo nuestro campo energético.

PRINCIPIO DE RESONANCIA

Este principio dice que una vibración con mayor intensidad y armonía logra contagiar a otra más difusa y poco saludable. Nos habla de la capacidad que tiene toda vibración de lograr un mayor alcance y que si en su camino pasa por las vibraciones del cuerpo este logra provocar una vibración similar en cada parte del organismo, que se encuentre en su rango específico. En pocas palabras, el poder que tiene una frecuencia para modificar a otra frecuencia.

CUENCOS TIBETANOS Y CANTO DE ARMÓNICOS

Los cuencos cantores tibetanos son un antiquísimo instrumento sagrado que puede ser utilizado por cualquiera, independientemente de su credo o religión, para abrirse al gran potencial sanador que tiene el sonido a todos los niveles (físico, emocional, mental y espiritual).

Se consideran sagrados principalmente por dos motivos:

Por un lado, por el hecho de que eran elaborados artesanalmente por monjes que cantaban mantras e insertaban su intención espiritual durante el proceso. Eran instrumentos considerados como una herramienta para comunicarse con Dios y se utilizaban en ceremonias espirituales.

Por otro lado, por su cualidad especial de producir simultáneamente una gama de sonidos cuya relación armónica  emula la de los sonidos de la naturaleza. Es imposible escuchar algunos sonidos y frecuencias que están fuera de nuestro campo auditivo o capacidad, sin embargo mediante los armónicos de los cuencos podemos resonar con ellos.

A través de nuestra VOZ también tenemos la capacidad de producir estos sonidos armónicos. El canto de armónicos y los sonidos de los cuencos tibetanos modifican nuestras ondas cerebrales, lo cual ayuda a entrar en niveles de conciencia donde se encuentran los estados místicos de sanación, ofreciéndonos una mayor receptividad a la auto sanación.

GONG,  CUENCOS DE CUARZO Y OTROS INSTRUMENTOS

Dependiendo del trabajo a realizar en cada sesión, utilizamos también otros instrumentos como el tambor chamánico, los cuencos de cuarzo, y el gong, especialmente en la relajación.

SESIONES INDIVIDUALES Y GRUPALES

Ofrecemos tanto sesiones individuales privadas bajo previa cita ( 1h. de duración aproximada), como sesiones grupales en forma de taller. Estas sesiones en grupo duran  1h y 15min aproximadamente.